miércoles, 30 de junio de 2010

PROMETIDO


Prometo firmemente asir mortífera daga, empuñar certera espada y protector escudo y caminar sin descanso luchando en el camino por los sentimientos ansiados en el largo transcurrir de los años vividos. Defender mi sueño, mi vida, mis ilusiones, con ahínco, sin descanso, poner a salvo los días que me quedan por vivir.

Prometo descubrir la sinceridad de la sonrisa amiga, encerrar la hipocresía de la juventud, plantar cara a la ignominia, la infamia, al desprecio, a la ofensa, emerger la verdad por encima de todo y de todos, arrancar la cruel y fingida máscara de la falsedad y la astucia, echar a volar la verdad y los sentimientos al cálido cielo.

Prometo redescubrir la vida a través de los bellos ojos que, un día, me fueron regalados, sentir con la ilusión de aquellos que ya no están, infundir a mis actos el valor y el coraje que quedaron enterrados en los crueles pliegues de sábanas blancas de antiséptico aroma; prometo no defraudar a aquellos que creyeron en mí, aquellos que vaticinaron mi presente y mi futuro, aquellos que pusieron cadenas en mi corazón.

Prometo volver a perderme en los ojos que, con dulzura, me miren; recoger las migajas halladas a la vuelta de la esquina y seguir el sendero-con miedo-pero con desafiante ímpetu. Prometo encerrar bajo miles de candados el horror de los recuerdos para no olvidar cuál es mi posición en el juego más no dejar que éstos irrumpan como alazán desbocado en medio del tablero.

Prometo volver a pintar sonrisas en el lienzo olvidado, mezclar tu vida y la mía, transformar el oscuro tapiz arrinconado en la mente en impresionante escena por todos admirada; prometo recoger las frágiles huellas y guiarlas con paciencia y dulzura en la escalera que conduce al infinito.

Prometo asir la mano que, con ansia y temor, se abre ante mí, rodear con fuertes brazos las palabras y los sueños, danzar al ritmo de los deseos y ocultar los fríos cristales que resbalen sin remedio entre negros nubarrones.

Prometo nadar en aguas de vida y no cejar en el empeño.

Queda prometido

14 comentarios:

ufff43 dijo...

Madre mia Marimer , eso también lo firmo yo ......sobretodo lo de que los recuerdos no frenen el camino, hace ya unos años me hice promesas parecidas y aunque no he tenido una vida de película, si sonrío cada día

Un abrazo plagado de sonrisas

PERLA NEGRA dijo...

Me gustan tus promesas..tomo nota de ellas y me prometeré las mismas, que con ellas se sabe vivir...y eso quiero, VIVIR a plenitud...como tú, amiga.

Besitos de nácar.

Ana dijo...

Bellas promesas que espero puedas cumplir. Yo intentare mantener la promesa de pasar a leerte siempre que pueda.
Besos!

Camino dijo...

De los políticos se dice que sus promesas son para incumplirlas. Como no todos somos políticos, las promesas, para nosotros, deben ser como las utopías, que aunque sean difíciles de alcanzar, debemos tenerlas en el punto de mira para no bajar la guardia y seguir intentando cumplirlas. Un abrazo Marimer.

marimer dijo...

Querida Ufff43; los recuerdos,en ocasiones, son las trabas que frenan el avance en el camino, son las cadenas que atrapan la naturalidad de la vida.
Prometo no olvidar para que no atrapen mi vida, para que me dejen avanzar.
Besos

marimer dijo...

Hola Perla Negra; no te creas que, a veces, no es tan positivo vivir con tanta plenitud...pero me quedo con el aprendizaje adquirido, con las verdades y las "menos verdades" que llenaron de asombro aquellos días.
Besos

marimer dijo...

Hola Ana: !Huy, huy!, eso no depende solo de mí aunque "prometo" lanzar al aire las promesas y esperar su regreso para alcanzarlas con la mirada repleta de ilusión.
Al menos, he cumplido con la "intención"; ya veremos.
Besos

marimer dijo...

Bienvenid@ Camino: Llevas razón; no se construye una promesa repleta de tristeza, esperanza, ilusión, dolorosos recuerdos...para perderla en el camino, sino para convertirla en compañera de sueños, cogerla fuertemente de la mano cuando los ojos se conviertan en torrentes, cuando el corazón se encoja hasta reducirse a la nada, cuando la vida se pare ante una visión...no la abandonaré, nunca, aún cuando la vida equivoque el rastro de mis pasos....ella siempre vendrá conmigo.
Muchos besos

Alma Mateos Taborda dijo...

Vale la pena formular tus mismas promesas para ser plenamente felices. Me encantó esta entrada. Es un lujo leerte. ¡Felicitaciones! Un abrazo.

vifran dijo...

Ahora lo he entendido....

marimer dijo...

Gracias por tus palabras Alma; viniendo de ti es todo un halago.
Besos

marimer dijo...

Vaya!!! Sí que me alegro, algunas veces no nos expresamos tan claramente como queremos, pero SÍ, SOY UNA LUCHADORA.
Besos Vifran

Howard eff dijo...

Me han encantado tus promesas, si pudiera me adheriría ellas sin dudarlo; creo que esa es, o debería ser, la actitud ante la vida. Yo no he sabido hacerlo y ya creo que imposible que lo aprenda; cuandio se está inmerso en la lucha de la vida, ésta se pasa en un verbo y además, a veces , sin hacer ruido y cuando queremos rectificar o rfectificarnos ya es demasiado tarde, por eso me ha gustado tanto tu actitud, por lo menos prometes, yo ni me lo planteo. Gracias por tus reflexiones. Saludos.

marimer dijo...

Cada uno y cada cual debe construir el camino y formular las promesas que su destino le ofrezca.
No importa la crueldad de la vida sino la esperanza y las metas a las que uno aspire.
No te rindas y sueña con las tuyas; seguro que hay una mano a la que acariciar.
Saludos Howard eff