lunes, 1 de marzo de 2010

AÑORO TU ROSTRO


Tiene alma de niña en cuerpo de mujer.
Las finas líneas de su rostro;
puro reflejo de atormentados recuerdos.
Su mirada; fiel testigo de su tristeza.

Cierra los ojos y aún encuentra su figura,
sueños infantiles de inmensa ternura que, ingrávidos,
navegan por su castigada alma.

Su vida está tejida de eternas esperas,
imposibles quimeras nacidas en el dolor,
amor forjado en los años y que ahora,
languidece de pena a golpe de recuerdos,
de huérfanas caricias perdidas al viento.

Su lastimera voz; nube difuminada en el azul cielo,
el plácido amor contenido en sus tiernos abrazos
se funde en la nada del cariño que ni se atreve a existir.

Su vida, sus años; figuras de bella arena
que las frágiles olas engullen con ironía.
Idolatrado rostro de mi niñez, de añorada infancia,
de dolor contenido y frágiles pero duras lágrimas.

Olvidada sonrisa en pupilas de amor;
el bello amor que eternamente te profesaré,
el sueño en el que siempre vivirás.

6 comentarios:

AnaLaprof dijo...

Lo añorarás por siempre, y lo revives a cada momento...seguro que no me equivoco.
Enhorabuena por tanto y felicidades por todo....besicos , amiga.

marimer dijo...

Llevas razón querida Ana aunque todo más allá del entendimiento y la razón.
Ahora me toca decir a mí: ainnnnsss si yo te contara.....
Besos para el alma incondicional que camina junto a mí.

Walter Portilla dijo...

Recuerda tu propio blog, querida Merces y Atrapa Ilusiones. Hasta cuando no esperes nada, hazlo. Hazlo, también, cuando sientas que no atrapaste nada, que la vida te elude, que las aves hacen curvas para no volar contigo. Hazlo siempre y mantén tu sentimiento a flor de piel, como lo haces. Un beso querida Merces.

Ana dijo...

Sensible, ligero, fugaz.. que bonito verso a una persona tan fragil.
Besos!

marimer dijo...

Siempre walter; siempre estaré ahí, intentando atrapar los sentimientos para ofrecerlos en forma de bellas palabras a tod@s los que pasais por mi pequeño rincón.
Las ilusiones de más bellos colores y los sentimientos que más horadan el alma; porque todos nos pertenecen, todos dirigen nuestras vidas, todos nos mecen en sus brazos;unas veces con la sonrisa prendida en la mirada y otras; el rostro surcado por ríos de dolor, pero siempre, nuestros, veraces e insustituibles en la vida.
Besos

marimer dijo...

Ana; tan frágil y tan poderoso a la vez es el sentimiento que conduce nuestros pasos en la vida.
Besos