sábado, 1 de mayo de 2010

GAFAS DE COLORES

La vida se atrevió a asomar de nuevo; derramando sin medida aromas plenos de sentimientos. Las ilusiones solo son parte de los pequeños brotes en los arbustos que resurgen con esplendor ante las caricias que el astro rey nos regala.
Y ella, aún vestida de grises tonos, observa con melancólica mirada la invitación que en bella desnudez se ofrece ante su rostro. A pesar de su tristeza, se deja llevar, y sube al desván, al recóndito escondrijo donde el baúl de los sentimientos pugna por derramar tan frágil contenido de emociones y recuerdos, el lugar donde se ocultan los negros miedos y la desesperanza, la ilusión enterrada bajo capas de rancio polvo, el deseo de ser amada, mimada, ignorado bajo pesadas cajas repletas de razones e inconfesables excusas baratas.
Pero ella sabe qué buscar; en oscuro rincón, olvidadas y perdidas hace grises y lúgubres años-luz, están sus queridas y mágicas gafas de colores…
Gafas para rescatar del olvido el arco-iris de la vida, para pintar de azul la inmensidad de las nuevas ilusiones.
Gafas para colorear de poderoso rojo el fuego de la pasión que lucha por extender su deseo a cada partícula del alma que roza.
Gafas para vestir de amarillo las margaritas de los besos, las caricias aún por nacer, los suaves abrazos de inocentes sentimientos, los cálidos rayos de amor.
Gafas para vestir de verde los inmensos prados que forman el alma; campos abiertos al sol, a la suave brisa que mece la recién nacida hierba de la esperanza.
Gafas para vestir de naranja las sonrisas, inocentes risas en mis doloridos oídos, néctar afrutado que sirva de bálsamo en quebrado corazón.
Gafas para vestir de violeta las palabras, los versos surgidos del abismo del alma, para colorear el triste negro que acompañó siempre su vida; violeta para volver a nacer, para volver a reír.
Gafas para volver a la vida; a sentir, a luchar, a amar, a vivir.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Las gafas del arcoiris, que nunca deberíamos quitarnos, para poder ver la vida con el optimismo necesario para vivirla con ilusión. Las negras tendrían que perderse para no encontrarlas nunca, porque si las tenemos a mano corremos el riesgo de ponernoslas bastante a menudo y entonces...uf, se ve bastante peor. Un abrazo Marimer. C .

Ana dijo...

Las gafas de las que hablas deberiamos de tenerlas todos y mirar siempre a traves de ellas.
Besos!

marimer dijo...

Sí, siempre deberíamos tener unas mágicas gafas para poder tener una visión de la vida mas optimista o, al menos, saber encontrar entre la oscuridad aquello que nos ilumine de bellos colores el camino a seguir.
Gracias por vuestra visita y vuestros comentarios.
Besos

AnaLaprof dijo...

Amigaa!!! cómo se me ha pasado tu post??
Se la ve guapa con esas gafas!!
Dile que se vista con ellas ...vigila que las lleve siempre y que te cuente las maravillas sensaciones que atrape.

Encantadísima -como siempre- de leerte.
Besos.

marimer dijo...

Ja,ja,ja...Tú siempre estás, aún sin aparecer por aquí.
Te regalo unas para ti; para todas...porque el discurrir de la vida nos hace buscarlas una y otra vez, sin descanso, para ser fuertes, para vivir.
Gracias Ana; siempre gracias.
Besazos.

Jesús dijo...

Qué bello texto.
Me ha gustado mucho.

"Gafas para vestir...".

Has pintado de esos colores mi mente mientras te leía.

Un beso con lentillas.

marimer dijo...

Gracias Jesús por tu visita.
Me gustaría pintar de bellas sensaciones cada paso que en la vida damos,girar el rostro y no encontrar las huellas de la desolación y la humillación...
No me las pienso quitar jamás; la vida es demasiado bella para percibirla en gris y negro, ¿no crees?
Besos

Anónimo dijo...

me gusta mucho

marimer dijo...

Muchas gracias Anónimo; espero que esas gafas nos ayuden a todos a vivir la vida de otra manera.
Saludos