jueves, 8 de octubre de 2009

CAMINOS DE AÑORANZA



Hace algunos años, cuando el quehacer diario me llevaba por sierras lejanas, perdidas entre curvas de asfalto y nubes de algodón que rozaban la piel, sentía el poder de la tierra, de paisajes vírgenes que invitaban a una larga parada para saciarme de aire puro, limpio y disfrutar de colores inimaginables, allá arriba en las cumbres.
El campo era "mío"; sus encinas, matorrales ,y los pequeños animales campaban a sus anchas-con libertad merecida-entre pequeños surcos de plata que refrescaban y daban eterna vida a un, ya de por sí, terreno virgen.
Eran días de lujosos amaneceres, en los que el nuevo sol saludaba a los aún dormidos árboles, bañando poco a poco con su mágica luz las maravillas de la naturaleza, desconocidas para mí.
Días de espesa niebla que bañaba de magia los plateados olivos, derramando con gracia sobre ellos esperpénticas sombras que a mi paso saludaban.



Tardes de oscuros presagios, de atormentados cielos que se cernían como monstruos sobre mí, descargando su furia como solo a los dioses les está permitido. Tardes de oración contenida, en silencio, pidiendo clemencia ante tal poder destructivo. Pequeña mota de polvo ante la inmensidad y la grandiosidad del "todo".
Tantos años recorriendo sus caminos, llenando el asfalto de sonidos y canciones en la soledad de un pequeño "utilitario"; mi buen amigo.

...Y ahora los añoro; anhelo los bellos parajes, los pequeños seres que, con asombro, asomaban las diminutas cabezas para saludarme al pasar,la explosión de colorido que cada estación me ofrecía, tan diferentes, tan únicas; paisajes tan peculiares y, sin embargo, tan bellos e irrepetibles; sus especiales aromas, los sinuosos recorridos...
Añoro el camino o quizás son los años ya pasados los que me llaman desde la eternidad de la juventud.
No lo sé; en todo caso, prometo volver.



10 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bonitos lugares, Marimer!!No me extraña que los añores. A mi me llena sentir que me rodea la naturaleza, el agua de los rios, el verde de los arboles, el color de las flores, las altas crestas de las montañas frente a las cuales el ser humano se siente un grano de arena.Y lo bueno que tiene, ademas, es que siempre esta ahi, esperando fiel. Asi que, para volver a verlos solo tienes que acercarte a ellos y volver a disfrutarlos. Un saludo.c.

josealfonsomartínez dijo...

Me gustó, amiga, me hiciste volver atrás...
Un beso.

marimer dijo...

Gracias anónimo c.: la verdad es que ahora todos esos bellos paisajes ya no nos pertenecen, ahora "tienen dueñ@", están vallados, mutilados en su libertad; es una aberración.
De todas formas, la vista no nos la quita nadie, aunque ya no pueda recorrerlos a pie.
Un beso, y sí, tengo que volver.
Marimer

marimer dijo...

Gracias,Jose Alfonso: siempre es bonito llegar de alguna forma a las personas que te leen.
Un beso

Walter Portilla dijo...

Los recuerdos nos traen siempre cosas bellas, querida Merces, y es que no nos damos cuenta de lo que tenemos a la mano sino cuando ya no es. Yo regresé a mi ciudad, después de muchos años de ausencia, para dejarle algo de lo que sé hacer, en agradecimiento a lo que viví en ella y de ella.
Gratos momentos que debes volver a vivir y, como dices, regresar.
Un besote.

marimer dijo...

Por supuesto, Walter. Debo regresar porque forma parte de mi vida, de mi juventud y las experiencias que allí viví moldearon mi vida y formaron lo que hoy soy y siento.
Un beso.

AnaLaprof dijo...

diossss, cómo entiendo tu comentario... mañana, no-laboral aquí...sí laboral allá...iré a recrear un "recreo", un desayuno...unas miradas cómplices...
diosss cómo entiendo tus añoranzas....
un besico , amiga...
Por cierto, he hablado de ti a una amiga... entrará de vez en cuando a visitarte, seguro, seguro...

marimer dijo...

Ja,ja,gracias Ana. Me río porque yo aprovechaba también los días de fiesta aquí para pasarme por mi antiguo destino y debo decirte que el viaje resultaba de lo más agradable; la experiencia, gratificante.
Espero volver, aunque, la verdad, es que ahora no dispongo de coche, pero bueno, todo se andará.
Gracias también por tu visita y tus esperados comentarios.
A tu amiga la esperamos por éstos caminos con "ilusión".
Un besazo, queridísima.
Marimer

AnaLaprof dijo...

Llegué para la hora del recreo.... hasta la puerta para recibirme acudieron mis niñas más besuconas...tímidos se acercaban mis aniños más fortmalitos....un desayiuno con compañeros de lo más entrañable...y el jueves...a la feria con ellos!!!

marimer dijo...

Qué suerte, vosotros de feria y yo currando; bueno, tómate al menos un rebujito a mi salud.Ja,Ja,JA.
En serio, me alegro del recibimiento que has encontrado y de la convivencia con tus compañeros.
Un besazo, Ana