domingo, 25 de octubre de 2009

UN TROCITO DE MÍ

En silencio te miro, te observo y quedo extrañada:
¿Cuándo dejaste de ser mi pequeña princesa?, ¿fué de repente que te hiciste mayor?.
Convertida en linda mariposa visitas las fragantes y bellas flores que la vida te ofrece; madreselvas, jazmines y rosas compiten con tu belleza y frescura ofreciendote sus pétalos de terciopelo y acogiendo tu presencia con dulce ternura.

Es tiempo ya de recuerdos, de dulces evocaciones que el tiempo guardó en cofre de cristal, esperando este instante para poder abrirlo al abrigo de la ilusión y de la nostalgia.

En él encuentro tu rostro inocente que, con mirada asombrada, respondía a las dulces canciones que de mi alma emergían. Tu sonrisa inigualable, que hacía saltar de gozo mi triste corazón; tus primeras palabras, balbuceantes y simpáticas, y tus pequeñas manos que " atrapaban" deseos en el alma contenidos.

Evoco también tus noches intranquilas, eternas, en las que el sueño volaba libre; noches de pletóricas estrellas en las que el reloj del tiempo quedaba inmóvil, en las que el nuevo día, con su albor, nos encontraba rendidas, en dulce abrazo.
Ahora las noches son huérfanas, esperan tu regreso; la luna es tu guía, es mi desvelo.

Más de pronto, noto tu mirada; tu sonrisa llega a los abismos del alma y ahí estás TÚ, siempre TÚ, mi estrenada princesa; compartiendo nuevos momentos, ofreciendo aliento, amor y ternura.
Ahí estás TÚ, tendiendo tu mano ante mi desaliento, llenando con tu dulce voz los espacios vacíos, con tus súplicas y deseos las horas de mi vida.
Ahí estás TÚ, que, aún volando libre, siempre regresas a recoger mis besos y te adentras en mi mirada anhelante y deseosa de verte.
Ahí estás TÚ, con tus consejos inexpertos pero sabios, con madurez aprendida a golpe de tristezas y soledad.
Porque sois mi vida, mi querido hogar, la chispa que enciende mis ilusiones, el camino por el que yo ando de vuestras tiernas manos; sois dulces fragancias en mis oscuras noches; vuestras risas, campanillas alegres sonando en mi corazón; vuestros llantos y sufrimientos son mis lágrimas amargas, aquellas que me dan fuerzas para vivir a vuestro lado y ofrecer consuelo allí donde las palabras no tienen hueco.
No me faltes; no me faltéis nunca, queridas mías; seguid dentro de mis ojos, mis brazos, mi alma, mi mente, mis sueños...
Seguíd descubriendo todo el amor que hay en mí, seguíd caminando a mi lado en la aventura de la vida.

Seguíd conmigo, queridas mías, seguíd por siempre; aún queda mucho por vivir.

11 comentarios:

ufff43 dijo...

me has emocionado, es precioso !

un abrazo de los grandes

marimer dijo...

Gracias ufff43: es lo que tiene ser madre, los sentimientos te afloran como flores en primavera; explosión de sensaciones encontradas, todas y cada una tienen su hueco en el corazón.
Gracias por tu visita.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Ni todo el poder, ni toda la riqueza del mundo tienen tanto valor como ellos para nosotros, de tal manera que quisieramos que no crecieran para tenerlos siempre a nuestro lado, protegiendolos, guiandolos, y a la vez llenando nuestra vida. Pero crecen, y quieren volar y como es ley de vida, debemos abrir la mano y que extiendan sus alas al mundo, conociendo lo bueno y lo malo que hay en el, sabiendo que a nosotros, siempre nos tendran ahí.
¡ qué bonitos sentimientos has expresado, Marimer! Un saludo. c.

Anónimo dijo...

Y luego dices...
Me ha emocionado, aunque yo soy mas de lagrimas en el corazon. Cada dia le doy gracias a Dios por haberme dado una familia y, en especial, una madre como tu.
Te quiero.

marimer dijo...

Anonimo c.:
Claro que vuelan, es su destino, su voluntad y es ley de vida.
Aún cuando todavía están con nosotros, ya vuelan, toman su camino, van despegando y así debe ser.
...Pero yo seguiré aquí,esperando su visita, sus besos y abrazos; aquí para escuchar sus ansiadas palabras, ayudarlas si ellas me necesitan,soy y seré su madre siempre, y ese papel que me ha tocado vivir ,y que con orgullo ejerzo, espero que sea para ellas igual de bonito que lo es para mí.
Un beso,anónimo c.

marimer, mamá dijo...

Querida anónima, mi pequeña, mi dulce niña, ante tus palabras nada queda por decir y todo queda por vivir a tu lado.
No sabes el orgullo de mirarte,de leerte, de sentirte,de quererte....
Aunque expresara en mil poesías el amor que siento por vosotras, no llegaría a rozar ni un milímetro de la profundidad de mis sentimientos.
Te quiero, os quiero

AnaLaprof dijo...

Precioso Marimer...
Se nos hacen mujeres, amiga, quieren vivir, sentir, por ellas mismas... quieren salir al mundo
Pero, para mi, nada hay más tierno que verla regresar, mirarla cuando se desmonta de los taconazos, cuando se desmaquilla, se ponen el pijama infantil aún y se enrosca en el sofá y en tu alma.
Es precioso lo que has escrito, como precioso es vivir esto.
Besos, amiga.

marimer dijo...

Pues claro que es precioso, como dice el título: son un trocito de nosotras.
...Y si tierno es verlas regresar, aún más lo es sentir su beso de buenas noches, que te traspasa, te horada, hasta llegar alos rincones más recónditos del alma.
Un besazo, querida amiga Ana

AnaLaprof dijo...

En mi casa he dejado un regalito para ti... muassssss...pasa a recogerlo cuando gustes.
http://muchomucholaprof.blogspot.com/2009/10/un-premio-un-regalo-si-senor.html

Ana dijo...

Yo aun estoy en la primera fase, en la que la flor se esta abriendo al mundo y lo recorre confiada entre mis brazos. En la fase que dice sus primeros balbuceos, sus primeras palabras, sus sonrisas sinceras, sin tapujos, sus llantos espontaneos por cualquier pequeña cosa.. y en mi caminar.. espero poder verla como tu la describes, pues eso seria bueno para mis dos pequeños.. y para mi.. como no..
Un beso !

marimer dijo...

Querida Ana:
Todas las fases tienen su encanto y sus dificultades.No te pierdas ninguna y disfruta al máximo de tu familia; de todos.No descuides tampoco tu amor, que nosotras tenemos mucho que regalar.
Un besazo!!!!