miércoles, 6 de enero de 2010

REGALO DE REYES


Llegó el día de Reyes, en muchas casas-sobretodo donde hay hij@s- día soñado y esperado con ilusión. Despertares prematuros, sonrisas disimuladas, desayuno en familia, y, en la mayor parte de los rostros, deseos satisfechos.
Si os tengo que ser sinceros, mi mayor regalo; cumplir los sueños de mis hijas, ver en sus amados rostros sonrisa sincera, un gracias de oreja a oreja y un abrazo fuerte con beso incluído que no tiene precio.
Supongo que la vida me enseñó a valorar las muestras de cariño de los que me rodean; en algunos casos, su escasa frecuencia, permite que cuando se presenten se conviertan en mariposas en mis entrañas o escalofrío que recorre la espalda.
Así pues, me permito daros un consejo: demostrad vuestros sentimientos a los que más améis, no seáis egoístas y no los guardéis en el fondo del alma, pues allí no podrán crecer. Regalad besos, caricias humildes, paciencia, buenos consejos, sonrisas sinceras, paseos cogidos de la mano y todo el amor que os quepa dentro; no os preocupéis al darlo todo porque lo recibiréis a la vuelta convertido en nuevas ilusiones.
Buena suerte

5 comentarios:

AnaLaprof dijo...

Amén, Marimer.
Figurita de cristal, que a mi ya me lo parecías antes de ponerla en la cabecera de tu blog, antes de verte con el regalo de tus hijas encima... ya para mí, eras una figurita de cristal.
Besicos, amiga.

Jesús dijo...

Guapísima, y con más razón que un santo.

Bonito telescopio, y parece que le has vestido de oro, haciendo juego con los ribetes dorados que tiene.

Un beso.

marimer dijo...

Gracias Ana, por sentirme, por notarme, por hacerme sentir grande en el amor.
Frágil soy, como el fino cristal y transparente como la divina esencia del mismo.
Así es Marimer
BEEEESOS

marimer dijo...

Pues sí Jesús; toma nota: Vístete de fiesta, coge el mundo por montera y !!!cómete la vida!!!.
Es la única manera de seguir adelante; con gallardía, con valentía, con ímpetu... y seguro que tú lo vales, y mucho.
Besos

JORGE dijo...

Cada año, pienso como tú, que el mejor regalo de reyes que recibo es ver la cara de felicidad que ponen mis hijos cuando ven sus regalos. Esa enorme ansia que sienten por poner el zapato y el agua para el camello, esa prisa por romper el papel y descubrir, ese sonrisa... es el mejor regalo que podamos sentir en la vida.
Estoy de acuerdo en que debemos ponernos el mundo por montera y morderle a la vida, abrir las alas, levantar el vuelo, mirar al frente... esa dosis de energia que nos regalan mágicamente sus majestades todos los años nos debe servir para aguantar la marcha con el depósito lleno todos los días. Reinventarnos, encender la luz, alargar la sonrisa, desplegar la fuerza, caminar, VIVIR en definitiva...
Que así sea.

Date por besada, pues amada ya lo estás. Y sé feliz, muy feliz; todo lo que tú mereces.

Besos de oriente te envío.